LUDMILA FERNANDEZ

"CONOCIENDO A LOS MÚSICOS" 12/05/2020
#QuedateEnCasa

Para nuestra charla del día de hoy tuvimos nada mas y nada menos que a la excepcional cantante Ludmila Fernández, quíen nos contó sobre su historia, su carrera y su discos.

Como fueron tus comienzos?
Siempre con la música cerca, rodeada de arte y jugando a la música; mi papa tocaba el piano, era parte del coro de medicina mientras estudiaba; en casa había muchísimos discos, estaba el piano,  venían amigos de mis padres que traían los nuevos vinilos que iban saliendo. Lujo total haber crecido así.

Siempre te gustó cantar?
Sí siempre!,  pero comencé primero con clases de guitarra y a los 16 años con canto; fue un desafío para la adolescencia, un momento de vencer la timidez, de hacerse de voz propia.

Cuales fueron tus influencias, tus referencias musicales?
Fueron y son muchísimas, es casi imposible enumerarlas; en esa época de niña, amaba profundamente a Los Beatles, con mis ahorros en la primaria fui a la disquería de Almagro a comprar Help. Adoré la película y la serie Fama, mi hermana hacía danzas y armábamos shows en casa. Escuchaba a Gal Costa, a Elis Regina, a Yes, a Jethro Tull, a Duke Ellington, a Mercedes Sosa, a Rodolfo Mederos, a Piazzolla, a Susana Rinaldi, a Pescado Rabioso, a Milton Nascimento y al Dave Brubeck Quartet. Que te puedo decir, todo lo bello de todos los ritmos y mucha música clásica.


Como llegaste al Jazz?
Llegué de camino del blues. Estaba cantando en bandas de blues con amigos y de algunos temas lograba conseguir versiones más jazzeras, pero ya estaban todos los discos en casa. Billie Holiday, Lena Horn, Sarah Vaughn, Ella Fitzgerald. Tenía un tío abuelo muy jazzero también, familia de melómanos! jaja!. Así que luego iba y transcribía “letras” de standards para aprenderlos más rápido. Esas vueltas de la vida … mi primer repertorio para cantar en vivo lo armamos con el gran pianista Nicolás Guerschberg de Scalandrum. El era muy niño y ya tocaba genial, estudiaba con el maestro Giacobbe uno de los más importantes pianistas de jazz. Luego de eso tuve la suerte de acercarme a las reuniones del mitico Hot Club de Bs As, donde conocí al gran pianista Tony Salvador con quien hice muchos shows de invitada, con quien profundice y descubrí qué era el swing, las distintas estéticas, épocas. A él le fascinaban las cantantes, conocía muy bien la escena y fue él quien me hizo escuchar a Helen Humes y a Shirley Horn que todavía no había conocido.

Como compones?
Hasta ahora hice pocos temas, en algunos escribí letras sobre músicas de A. Manzoni, candombe y bossa nova y en los míos letra y música. Se me van presentando primero melodías en la trama con la armonía elegida, ese color distintivo que surge del acorde. Luego desde las ideas rítmicas se presenta el clima y surge la historia muy a la par. Hay motivos melódico rítmicos que se parecen mucho a frases poéticas que gravitan hacia un lugar muy definido, así me sucede a mí. Partí de formas standard así que el lenguaje es el tradicional.

Contanos de tu último disco “Blossom in Swing”. 
Sentí que era el momento de volver a plasmar eso, como si hubiera llegado por fin el estallido  de la primavera otra vez. Es mi tercer disco como solista. Estuve varios años reencontrándome con el mainstream, con la tradición, con la improvisación desde prácticas para la voz desde la mirada más instrumental. Logré concretar esa visión gracias a la colaboración y dirección de Rodrigo Agudelo, increíble guitarrista y arreglador. Siempre mantuve actividad en el escenario, para mí es clave vivir esa adrenalina y el ida y vuelta con el público. Disfruto muchísimo tocando con otros y otras músicas, como Alejandro Kalinoski y Patricia Grinfeld. Tuve la oportunidad de entrenar y sumar recursos tomando clases con Mariano Loiácono y con Rodrigo Agudelo. De compartir aprendizaje con colegas muy talentosas y volví a enamorarme, tuve ganas de compartir esas historias de cada tema.

Cuantos discos grabaste hasta el momento?. Siempre con la misma formación?
Grabé mi primer álbum, “Now´s the Time” en el año 2000, un año muy productivo y de resurgimiento total en el jazz local y luego, años después, grabe “Diverso”; estos dos fueron con formaciones similares, talentosísimos y generosos músicos, Alejandro Manzoni, en piano, arreglos y composiciones, los contrabajistas Fernando Galimany y Guido Martínez, los bateristas en el primero Luis Pérez, y en el segundo Leandro Savelón. En ambos tuve músicos invitados, son discos hermosos que estoy esperando subir finalmente a las plataformas ya que no están en formato digital.

Te gusta más grabar o presentarte en vivo?
Me gusta todo, son quehaceres bien distintos. Grabar es un proceso y actuar en vivo es pura espontaneidad. La grabación también captura la esencia de un momento que es único, pero lleva más preparativos técnicos y luego es detalladamente escuchado, hay ensamble de distintas cuestiones, uno se pone más preciosista y va metiéndose con mucha profundidad en cada sonido cada clima es como cuando te vas de vacaciones a un lugar y vas recorriendo, explorando distintas playas cada día.

Que consejos darías a un músico que está comenzando su carrera?
Eso me gusta porque amo la docencia como experiencias compartidas. Les digo que no tengan miedo de arriesgar pero que se preparen y entrenen lo más posible. Que se conecten con su manera de hacer que es única. Que ensamblen con sus pares, que escuchen mucho a los músicos que los inspiran y que buceen en su estilo.

Tus planes para el futuro?
Ahora estoy haciendo un show de homenaje a Carmen Mc Rae que me inspira mucho justamente a ir a buscar más allá de mis límites y comodidad, a jugar al máximo la expresividad el despliegue de identidad y libertad. Es una inmensa artista que supo profundizar en su carrera, que se brindo a nuevos y complejos repertorios. Me encanta este desafío. Me gustaría grabar cuando llegue el momento.


Muchas gracias Ludmila!! Y que sigan los éxitos!.

Fotos: Alejandra López

NochesdeJazz.com - Magazine online de Jazz & Blues
E-mail: contacto@nochesdejazz.com
Copyright 2017. Ciudad de Buenos Aires